Presentación

Las mallas de poliuretano tienen una importante capacidad de estiramiento y deben ser reforzadas con cables de acero para garantizar un mantenimiento de la abertura de la malla, pero también una buena resistencia mecánica a la tensión, ya estén montadas en tensión lateral (perpendicular al avance de los productos) o longitudinal (paralela al avance de los productos).

Para tensarlas, estas mallas están hechas con ganchos de tensión, también denominados “mano de tensión”. Se trata de chapas de acero plegadas con un ángulo adaptado a las diferentes cribas. Los ganchos están conectados a la superficie sintética de cribado mediante un sistema de empernado unido a cables o alambres de acero que se moldean en el material.

Para que funcione una malla, debe estar tensada correctamente. Además, debe seguir una cierta curvatura (curva) definida por los fabricantes de cribas. Cuanto más gruesa sea la malla, más curvada deberá ser para obtener una buena sujeción. Para garantizar un mejor asiento de la malla en el chasis, se han previsto zonas macizas en la malla a nivel de cada soporte transversal.

GIRON dispone de una amplia gama de mallas (W), de acuerdo a las necesidades que se plantean a sus clientes.

Gama estánda : (para cualquier otra dimensión, consúltenos)

  • Mallas cuadradas:                    3 mm ≤ W ≤ 150 mm
  • Mallas rectangulares:       4 x 10 mm ≤ W ≤ 27.5 x 61 mm
  • Fisuras inyectadas:               2 x 11 mm ≤ W ≤ 1.5 x 11 mm
  • Mallado :                               en línea o en tresbolillo

Las mallas sintéticas pueden fabricarse en versión autoportada, sobre chasis mecanosoldado que permite ser empernado o embridado en un marco.